octubre 22, 2009

¿Se te murió el Boby? ¡No importa! Tenemos la solución

En la década del '90 pudimos presenciar el nacimiento de un nuevo tipo de entretenimiento destinado a hacer más sabia a nuestra juventud: la "mascota virtual".

El nombre prometía demasiado. Uno, dado a los cuentos de ciencia ficción, imaginaba un perro holográfico que movía una cola inexistente al ritmo de nuestras caricias al aire. Pero no, la consabida mascota era un simple llaverito ovalado con una pantalla en la que "vivía" un bicho hecho de píxeles al que debíamos alimentar, bañar, y cuidar. Se llamaba Tamagotchi, y no sólo tenía diferentes versiones, sino que cada una de ellas poseía un nombre propio, una personalidad e incluso los había con una frase característica (como siempre decimos, la humanidad no conoce límites). 

"Se me murió el Tamagotchi", era una expresión muy común entre nuestros niños y púberes. El bicho no resistía demasiado (o yo conocí gente muy desconsiderada), y de esta manera el propietario aprendía, de un sopapo, lo que es la muerte.
O algo por el estilo.

Hoy, avances tecnológicos mediante, asistimos a un nuevo nacimiento:(¡ qué afortunados!) la Eye Pet, un simpático monito con el que podemos interactuar a través de la TV y que sus creadores tuvieron la decencia de hacer inmortal (es decir que los niños ya no tendrán que pasar por los dolorosos duelos que seguían a la muerte del Tamagotchi). 

Así que, padres del mundo, si sus hijos aniquilan su desgastado cerebro con la canzoneta universal "comprame un perro (o gato, o tortuga, o boa constrictor)" y ya no saben qué excusa ponerles.
Si, además, tienen muy claro que cualquier ser viviente en manos de ese engendro que se han ocupado de criar no puede durar más de tres días.
Si Pepito, el pollito que su progenie juró cuidar, mimar, alimentar y limpiar, terminó aplastado en circuntancias poco claras, y sepultado cristianamente en el tacho de la basura.
Entonces la Eye Pet es para usted. Los animales del mundo, le estarán eternamente agradecidos, y los Sres. de Sony también.

Sólo nos resta hacerle una pregunta existencial, una pregunta que revelará mucho de su persona: a usted, alguna vez, ¿se le murió el Tamagotchi?



 
 

5 comentarios:

Pufff dijo...

Yo tenía un "truco" para que el tamagochi reviviera. Aún así se me murió uno y en dos oportunidades no sé que le pasó que de golpe fue finado y en la cuarta, harta del bichito ese lo maté deliberadamente, lo ví morir y hasta te diría que, de una forma bastante macabra, lo llegué a disfrutar.
Después lo tiré. Me cansó (o yo crecí, una de dos).
Besos

Malhumoretti y Neptuno dijo...

nunca me lo quisieron comprar. Eso y la prohibición de ver "Regalo del Cielo" me marcaron la vida...

MateConDuraznos dijo...

Puff Lo suyo es un master en Tamagotchis. Y digo yo, el bicho este ¿pedía a gritos por su vida o sólo iba desfalleciendo en silencio a medida que su dueño dejaba de atenderlo?

MyN Yo tampoco tuve uno, y en mi caso la prohibición era de ver "Grande Pa".¡Quedaba afuera de todas las conversaciones! Los padres a veces son muy desconsiderados con la salud de nuestra vida social.

Ivy a Gogo! dijo...

Seee, lo confieso, se me murió el Tamagotchi.... No uno, varios. La cosa es que mi Retoño me pedía que se lo cuidara mientras el se iba a jugar y yo me olvidaba! Jajaja!

Igual él la tiene clara lo que es la muerte y no se traumó por esas "pequeñeces" :P

Ahora #yoconfieso que los pescados del feisbuc aparecen panza arriba varias veces, así que definitivamente no estoy para las mascotas virtuales yo.... :P Ni hablemos del pobre Pet que cuando me acuerdo entro y está famélico el pobre... Jaja! ^.^

Y no me gustó el Eye Pet, porque nada es inmortal, excepto Highlander Connor MacLeod (Christopher Lambert) Jajaja! :P Me fui del tema, soy de disperserme, sorry... :P

Ok, espero que no haya develado demasiado de mi persona.... :P

Beso!!

MateConDuraznos dijo...

Ivy a Gogo! No sólo tiene un master, sino que ¡ha sido niñera de Tamagotchi! Una profesión muy dura, por lo que veo.

Todo pescadito-mascota está destinado a flotar panza arriba una mañana cualquiera (mi abuelo tenía unos cuantos, que vi desaparecer por el inodoro), así que no me puedo imaginar un pez digital!

Gracias por sus comentarios y sus dispersiones. Este blog sólo pretende contribuir al desvarío y la improductividad generalizados.

saludos!