junio 08, 2012

Cuatro verdades nobles: hoy, las madres y la computadora

1. Las computadoras del 100% de nuestras madres se "rompen solas". Víctimas de espectros de antiguos luditas o como venganza del destino por aquellas travesuras de nuestra infancia que jamás hemos reconocido, las madres comunican los desperfectos de sus aparatos (en llamadas telefónicas que realizan mientras mantenemos una reunión de trabajo, una cena romántica, o una siesta) argumentando causas de índole prácticamente mágica. Es cuando los hijos debemos estar preparados para escuchar frases como: "no sé que pasó, YO NO HICE NADA", "está como muerta", "se apagó de golpe" y otras afirmaciones por el estilo. 

2. Los programas instalados en las computadoras de nuestras madres no poseen "ventanas", "botones", "pestañas" o "íconos" sino "cositos", "cartelitos" y otros "cositos". La diferencia que existe entre el primer grupo de cositos y el último es un misterio irresoluble de la humanidad.

3. El 78% de las madres carece de la estructura cerebral responsable de los procesos de control y ejecución de las funciones motoras voluntarias que le permitirían  a sus dedos hacer clcik, doble click y click derecho.

4. El 99% de los intentos por resolver el problema informático telefónicamente es infructuoso, producto de la incapacidad de nuestras madres en seguir alguna de las indicaciones que les damos, y de nuestra propia incapacidad para explicar que el "cosito en el que debe hacer doble click no es ese cosito sino el de más arriba".


2 comentarios:

Ajenjo dijo...

y obviamente ese "aparato buenísimo" que le hicimos comprar, ahora es "una porquería china que se rompe todo el tiempo" y entonces declara enfurruñada que "me voy a comprar una que no se rompa, pero le voy a decir a tu hermana que me acompañe"

Mate ConDuraznos dijo...

Sr Ajenjo, tanto tiempo. Lo creíamos perdido en el ciberespacio. Ha sido una grata sorpresa.

Claramente la hermana o hermano de uno tiene la solución a los problemas de nuestras madres (una vez que las mismas nos han llamado unas 400 veces sin encontrar la respuesta deseada).

Saludos!