diciembre 10, 2010

Haciendo el 4, por internet

Se vienen las fiestas. Esa época tan hermosa en la que millones de homúnculos corren desesperados a amontonarse en shoppings y centros comerciales de toda calaña para desperdigar el famoso espíritu navideño, que no se trataría de un sentimineto de amor a la humanidad, sino más bien de una compulsión repentina por el consumo desmedido de objetos, alimentos hipercalóricos y bebidas alcohólicas.
Bebidas que comienzan a circular por vasos (de vidrio y sanguíneos) mucho antes del 25 de diciembre, en las reuniones y fiestas laborales, en las que tanto jefes como empleados pierden todo sentido de la jerarquía y  -en el mejor de los casos- terminan bailando arriba de las mesas con la corbata cual vincha, al grito de "mueve tu cucu".
Frente a este escenario, que se repetirá año a año hasta el fin de los tiempos, un grupo de creativos ha desarrollado el test de alcoholemia online. Un invento destinado a resguardar la poca honra que le queda a esa gente que, no contenta con realizar el baile de la botella frente al presidente de la empresa, decide colgar la performance en youtube. O bien, sumido en los efectos de los tres litros de champange barato que se acaba de tomar, prende la computadora y hace público su amor por el gerente de recursos humanos comentando en su facebook que "lo partiría como un queso cuartirolo"; se saca fotos en tanga y se las manda por mail a su ex con el asunto "mirá lo que te estás perdiendo"; o decide hacer una composición titulada "Mi suegra" en la que realizará la semblanza de "esa vieja podrida que me hace la vida imposible y mataría sin dudarlo", entre muchos otros ejemplos.

El susodicho programa "mediante un simple test de coordinación determina si el internauta se encuentra apto para interactuar o no. Algunas de las pruebas consisten en identificar correctamente un grupo de luces intermitentes, o seguir con el cursor del mouse un dedo en movimiento." Si el usuario no supera la prueba, no se le permite postear.

Desde este blog abogamos por la creación de otros programas similares, que harán la vida de todos los ususarios de internet un poco menos miserables, a saber:
- detector de enano fascista (que bloquee comentarios del estilo de "hay que matarlos a todos" o "con los militares esto no pasaba", para diarios online, blogs y demás foros)
- detector de madre al teclado (que evite mails incomprensibles, cadenas y powerpoints pedorros)
- o el test de estupidez galopante.
Este último es el más revolucionario, ya que de funcionar, creemos que el 80% de los contenidos de internet desaparecían del mapa.
Incluido este blog.
Pero estamos dispuestos a sacrificarnos. Todo sea por lograr un mundo mejor.

Hasta la próxima.
Ciberviviendo, un blog que no sabe decir el abecedario al revés, ni aún estando sobrio.
 

1 comentario:

Walkiria dijo...

me hubiera venido bien en ocaciones pasadas jajaja grandes papelones pasé :( jajajaja