junio 19, 2009

Twitter, para gente como usted

No hace mucho, un amigo le contó que había una nueva red social cuyo objetivo era contar lo que uno estaba haciendo a toda hora y en todo lugar en sólo 140 caracteres. Usted, que siempre fue un visionario, se rascó la cabeza y exclamó: ¡qué estupidez!
Hoy, después del bochorno, usted tiene una cuenta en Twitter. Lo que no sabe es para qué, ni cómo se usa.
Por eso, desde este blog, que quiere hacerle la vida más fácil, le acercamos algunos consejos básicos de twittervivencia. Que los aproveche.

- Empiece por saber cómo se llama. Es Twitter (se pronuncia tuiter). No es Twister, ni tuinqui, ni mucho menos “coso”*.

- Una vez que comience a seguir a varias personas, quizás sienta que está leyendo la transcripción del pensamiento de un psicótico. Acostúmbrese, a medida que pasa el tiempo, suele empeorar.

- No tome al pie de la letra eso de decir exactamente qué es lo que está haciendo a toda hora y en todo lugar. A no ser que usted sea Mick Jagger o Madonna, al 99,9% de la gente le importa bien poco si se está bañando (o con quién) o si le pica la planta del pie (y quien se lo rasca).

- No chatee. Nadie quiere leer la conversación que usted mantiene sobre el estado de la economía mundial con algún otro imberbe. Use los mensajes directos, o los 20 millones de programas desarrollados a tal fin.

- Sea breve, tiene 140 caracteres para decir lo que desee. Si no le alcanzan, ejercite su capacidad de resumir (actividad altamente recomendada para aquellos que tardan 40 minutos en contar que cruzaron la calle y casi los pisan.)

- No envíe pequeños “capítulos” que forman un párrafo. Si usted quiere disertar sobre la inmortalidad de la llama patagónica, éste no es el lugar. Para eso existen los blogs, los libros y las cadenas de mail que no le interesan a nadie más que a usted y los humanoides que dicen ser sus amigos.

- Si entre sus seguidores está Britney Spears (en cuya foto, además, mantiene sexo oral con un Sr.) lamentamos decirle que usted no se convirtió mágicamente en un sex symbol mundial. Es lo que en los mails se conoce como “spam” (y que además usted ayuda a producir cuando envía esos powerpoints inmundos sobre llama patagónica a medio país.)

- Por último, el adagio latino “cualquier pelotudo tiene un blog” es perfectamente trasladable a Twitter. Por lo tanto, la capacidad de confirmar esta ley está en sus manos**.

*(Nota: decirle “coso” a la mitad de los nuevos desarrollos tecnológicos no lo ayuda ni en su comunicación con otros seres humanos, ni en la imagen que estos seres humanos se forman sobre usted. Abandone la caverna y aprenda una par de palabras más. Esto nunca le hizo mal a nadie.)

**((Queremos aclarar, por si no se notó, que este blog hace rato dejó de esforzarse por ser la excepción a esa regla).

4 comentarios:

vicky dijo...

Simplemente...genial! xD y en cuanto a esos spamers, he notado que followean con mayor intensidad los sábados a la noche! O.O Puedo tener 86 followers y un minuto después tener 94.

Calila dijo...

falta agregar lo altamente adictivo que se puede convertir... claramente decir el color de tus deposiciones no esta en la lista de prioridades que uno quiere leer, en realidad pocas cosas lo están si no es que ninguna... jajaa..
Notable como siempre!

MateConDuraznos dijo...

Vicky: para no desilusionarse, es mejor no mirar quien te sigue. Así uno puede creer que es muy popular... :)

Calila: es verdad, resulta tan adicitivo que cuando a uno le pasa cualquier cosita de nada lo twittea, como si al resto del mundo le interesara. ¡Y el resto del mundo hace lo mismo!

saludos!

Ajenjo dijo...

Claro, Twitter es una de las cosas mas inútiles que hay en internet, pero no podés dejar de tenerlo :P